Artículos relevantes a OpenFactura

El factoring es para muchas Pymes una excelente herramienta de financiamiento. ¿Por qué esta idea? Pues bien, es muy sencillo. El factoring nos plantea la compra de las letras de cobro, es decir, de un cheque, una factura electrónica, un pagaré entre otras opciones.

Sin embargo, no todas las empresas pueden hacer esto, hablamos de aquellas que se especializan en este proceso y que tienen la capacidad para llevarlo a cabo.

En este sentido, el factoring le plantea al vendedor la oportunidad de comprar aquellos documentos que establecen como fecha de pago 30 e incluso 120 días; pues en muchos casos la falta de liquidez en estos días puede traducirse en un problema para la empresa. Es así como el factoring elimina estos inconvenientes asociados a la liquidez y le permite a la empresa registrar ingresos de manera constante.

LEE: ¿Qué es el Factoring?

Si te has planteado decantarte por el factoring como una vía de financiamiento es importante conocer todo el proceso que comprende este mecanismo, a continuación te lo detallamos:

Por lo general el vendedor se acerca a la compañía de factoring, en este punto se inicia una etapa de análisis que consiste en examinar el récord financiero o crediticio con el que cuenta la empresa. Recuerda que al igual que tu empresa la de factoring intentará siempre maximizar sus beneficios y minimizar sus pérdidas, por tanto si el riesgo asociado al pago de tus documentos es muy alto lo más probable es que no accedan al financiamiento.

Luego de ser aprobada la solicitud, las partes suelen firmar el contrato de cesión; en él se establecen los términos que rigen el proceso. De este modo, se individualizan los documentos en cuestión y se define el precio que la compañía de factoring solicita al vendedor, por otra parte se determinan las responsabilidades que han de asumir las partes en el caso de que el deudor no cancele el total de la deuda.

Una vez firmado el contrato, el vendedor transfiere las letras por cobrar y la empresa de factoring hace el depósito del dinero correspondiente, menos el porcentaje que percibe por el servicio. En esta sección, es vital señalar que cada empresa dedicada al factoring establece su margen de ganancia, por lo que el precio y las condiciones son siempre variables.

Requisitos para acceder al Factoring

Si como empresa deseas acceder a los servicios de factoring es fundamental cumplir con los requisitos generales, estos ayudarán a que el proceso sea más transparente. Recuerda que cada empresa establece sus parámetros por lo que estos pueden aumentar o simplificarse según sea el caso.

  • La factura electrónica o física no debe ser descontada en dos o más entidades de factoring.
  • La letra de cobro debe indicar que ha sido cedida a la entidad de factoring.
  • Las facturas no deben vincularse a otra operación distinta y no pueden ser alteradas sus cifras originales.
  • Las facturas deben señalar la fecha de vencimiento, la cual ha de estar en conocimiento de la compañía de factoring.

En términos generales podemos afirmar que el factoring funciona de manera similar a otras alternativas de financiamiento, es decir, exige ciertos requisitos que facilita su procedimiento y que le conceden transparencia al mismo. Sin embargo, por su naturaleza el factoring es diferente a otras opciones pues como mencionamos en post anteriores no es una constante, puedes recurrir a ella siempre y cuando conserves letras por cobrar que cumplan con las características aquí expuestas.

Pese a ello, las ventajas que nos plantean las compañías especializadas en factoring es notoria y una excelente opción para impulsar nuestra empresa o emprendimiento. En Haulmer deseamos ayudarte a crecer, por eso te damos las herramientas necesarias para lograrlo.